Mirar de nuevo es y será siempre una invitación a retar los prejuicios que nos rodean para así ampliar nuestra mirada y reconocer el mundo por la belleza que hay en él. 

Mirar de nuevo es enfocarnos en la fuerza de las mujeres, cada una de sus conquistas mientras reconocemos todas las luchas y problemáticas que enfrentan a diario.

Mirar de nuevo es abrir las puertas de la inclusión y abrazar las diferencias
en todas sus formas, tamaños, edades, etnicidades y géneros.